Numeroso indicios denotan que el estrés es contagioso, se transmite a partir de las feromonas.