Dieta mediterránea y síndrome cardiometabólico

dieta-mediterranea

Hola a todas y todos.

Queridos alumnos y amigos hoy quería hablaros de la dieta mediterránea y sus beneficios para la salud.

Vivimos en una tierra con gran variedad de alimentos y todos beneficiosos para la salud.

Os invito a seguir una dieta equilibrada y saludable. Como ejemplo podemos poner la dieta mediterránea.

¿Te interesan las terapias alternativas?
Puedes suscribirte al Curso gratuito de Medicina Tradicional China, échale un vistazo, Curso de MTC.

¿Te dedicas profesionalmente? Entonces te pueden interesar los Cursos de Terapias Alternativas o los seminarios y soporte de la Suscripción Avanzada.

¿Qué es el síndrome metabólico?

sindrome-metabolico

Definimos el síndrome metabólico como la coexistencia de diferentes desórdenes metabólicos tales como, obesidad visceral, hiperglicemia, dislipidemia e hipertensión arterial y la resistencia a la insulina. Cada una de estas enfermedades se considera factor de riesgo cardiovascular, pero en conjunto es aún mayor.

Las enfermedades cardiovasculares se consideran la primera causa de mortalidad en los países desarrollados y se considera un importante problema de salud pública.

Según la OMS las enfermedades cardiovasculares causan más de 15 millones de muertes al año, un 30% de las muertes totales. Las estrategias fundamentales para el control de las enfermedades cardiovasculares se basan en los cambios del estilo de vida, como una dieta saludable y ejercicio físico.

En 1998 se propuso por la OMS que se denominara síndrome metabólico cuando se daban los siguientes valores:

  • Hipertensión arterial
  • Triglicéridos plasmáticos elevados
  • Obesidad central

Es importante que conozcas la afirmación que nos dice: «El organismo puede mantener un peso estable si el consumo energético y el gasto energético está en equilibrio.»

El organismo puede mantener un peso estable si el consumo energético y el gasto energético está en equilibrio. Cuando este equilibrio se rompe debido a un incremento de la ingesta, produce un excedente de energía y se deposita en el tejido adiposo. Es de especial relevancia aquella grasa que se deposita en las vísceras, ya que la grasa visceral puede producir aterotrombosis.

Se solía considerar que el adipocito solo tenía funciones de sostén y reserva energética, pero ahora se considera como una célula endocrina que produce una serie de sustancias que son perjudiciales para la salud cardiovascular. Los adipocitos de la grasa visceral producen citoquinas proinflamatorias y protrombótica, teniendo impacto directo sobre el proceso aterotrombótico.

Otro factor importante es la resistencia a la insulina. En el estudio de Andrea Valenzuela propone: “La grasa abdominal posee una alta tasa de lipólisis y liberación de ácidos grasos no esterificados (NEFA), adipoquinas tales como adiponectina, factor de necrosis tumoral a (TNFa), angiotensinógeno, inhibidor-1 del activador del plasminógeno (PAI-1) e interleukina 6 (IL-6), también en ella ocurre la inhibición de la enzima lipoprotein lipasa (LPL) y la activación de la proteína transportadora de ésteres de colesterol (CETP)”[7]. Estos factores mencionados en su mayoría promueven la resistencia a la insulina, de esta forma se llega a una hiperinsulinemia. Es bien sabido que la hiperinsulinemia estimula la lipogénesis y se mantiene así la grasa visceral.

De esta forma queda clara la importancia de la dieta saludable para mantener un equilibrio en el peso. El desequilibrio en los patrones dietéticos lleva a los desórdenes metabólicos anteriormente mencionados; hipertensión, dislipidemia, obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular.

Numerosos estudios sugieren el efecto protector que ejerce sobre el síndrome metabólico, una dieta rica en frutas, verduras, legumbres, granos enteros, pescado, lácteos bajos en grasa y aceites vegetales.

Los estudios realizados por Ferrannini y cols. Concluyeron que más del 70% de los adultos sufren al menos una de las patologías que comprenden el síndrome metabólico. En la mayoría de estudios realizados la prevalencia del síndrome metabólico aumenta con la edad e influye el factor genético, la obesidad y la distribución de la grasa corporal, sedentarismo, tabaquismo y la dieta.

Todos los estudios realizados, concluyeron que es necesario un cambio de estilo de vida, una dieta baja en grasa saturada (< 7% de las calorías totales), ejercicio físico controlado, reducción de peso 5-10% del peso inicial.

Es por este motivo que la dieta mediterránea cobra especial importancia. En el estudio realizado por Estruch el eje central es el aceite de oliva virgen extra o las nueces. En este estudio se consiguió una reducción de un 30% entre las personas con riesgo cardiovascular. Los resultados proponen la dieta Mediterránea como beneficiosa en la prevención de riesgo caridovascular.

Espero que esta información os haya sido de interés y utilidad.

Conclusión

Os Quería señalar que la dietoterapia energética no es una moda, como habéis visto se adapta a cada persona. Y tampoco es fija o estática, más bien evoluciona con nosotros, con nuestra vida. Cada etapa vital de nuestra vida pude requerir un cambio de alimentación para conseguir el equilibrio, el estado óptimo de salud y puede ayudarnos a una nutrición energética de nuestro organismo.

Ahora puedes cambiar tu estilo de alimentación, mejorar tu estilo de vida, o ayudar a otros a conseguir una vida más saludable, muy pronto estará disponible el Curso Dietoterapia Energética, donde encontrarás toda la teoría milenaria explicada de forma amena y sencilla para que la puedas aplicar desde el minuto uno, tendrás mi soporte para cualquier duda que pueda surgir.


Terapias Alternativas

Formación, asesoramiento y soporte. En la web encontrarás un curso de formación gratuita de medicina tradicional china y si además eres profesional o te quieres formar en terapias alternativas tienes a tu disposición la suscripción avanzada con cursos y asesoramiento personalizado. Échale un vistazo y decide cual es tu mejor opción.